sábado, 12 de julio de 2014

UN VERSO PERDIDO ENTRE LA NIEBLA



La humedad de un despertar acalorado
vino a ser de mis deseos alimento,
deseos que, entre la calina ausentes,
flotando estaban en el mar de la utopía,
como náufragos perdidos en la crisálida del tiempo,
de todos los tiempos,
deseos que, durmientes como osos en letargo,
resbalaron de pronto entre el sudor de mi desnudo cuerpo.
 
Caravanas de hormigas sobre mis piernas treparon,
aladas, de cosquillas y estremecimientos portadoras,
de ansías,
de renovados anhelos y promesas florecientes,
de sueños por cumplir.
 
Agazapado en la penumbra de la noche extendí entonces mis brazos,
buscando el origen,
el centro neurálgico de la mutación, 
buscándote,
buscándote en el rocío que empapa los narcisos,
o tras la calma de un árbol centenario,
o en la fiereza de un océano rugiente,
hasta que supe que sólo era viable tu presencia,
en los confines de mi pecho enamorado, 
donde te hallé desnuda y sin tapujos,
y siendo estéril escribir
lo que nunca antes nadie dijo,
rescaté un verso perdido entre la niebla 
y al instante me propuse hacerlo tuyo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola amigo, bonito poema. Espero que sigas deleitándonos con tus escritos. Un abrazo. Luz de Luna

Cavaradossi dijo...

Muchas gracias, Luz de Luna. No suelo prodigarme demasiado en poesía, pero de vez en cuando me gusta expresarme a través de versos. Celebro que te gustasen.
Un fuerte abrazo para ti

crisharold dijo...

Te mande un comentario pero no sé si te llegó de modo que vuelvo a reiterarme en mi admiración a tu capacidad y a animarte a que no dejes de hacer poesía.


besos y abrazos

Cavaradossi dijo...

Hola Crisharold. Muchísimas gracias por tu comentario. Siempre resulta alentador recibir este tipo de ánimos. Y, por supuesto, me alegra mucho saber que te gusta mi forma de hacer poesía.
Un abrazo