sábado, 3 de diciembre de 2011

ÚLTIMOS BESOS JUNTO AL LAGO









Azul te sentía
Azul como aquel lago frente al que mis labios
tus labios buscaron
por última vez.


Pájaros volando sobre oscuros espejismos.

Verde tu mirada
Verde como aquella hierba que de alfombra hiciera
a nuestros cuerpos abrazados.
Caricias y besos, promesas de amor.


Espejismos tras los que acechaba el voraz desierto.

Verde hierba, azul cielo,
lo único real, sospecho,
de aquella postrera cita,
cuando nos besamos junto al lago azul.


Desierto sobre el que vomitan las quimeras.

Último escenario de nuestro romance,
falsos besos, fingidas caricias,
amor espurio,
labios retorcidos en una gran mentira.


Quimeras que de cimiento sirvieron a un verano.

Fin de fiesta sin ningún artificio,
sólo el disimulo de una apariencia
incolora,
ni verde... ni tampoco azul.

Verano cuyo ardor se sofocó una tarde junto al lago.

 

7 comentarios:

El Hada de los Cuentos dijo...

Bonitos y románticos versos.Un saludo

Cavaradossi dijo...

Gracias Hada. Me alegra que te gustasen

agachera dijo...

Hablas de desengaño,pero con bellas palabras ,como siempre me gusta tu forma de describirlo

Gracias

Cavaradossi dijo...

Gracias a ti, Agachera.

Sí, hablo de desengaño, de desilusión, de ese resabio amargo que queda en el paladar luego de descubrir que lo que un día creíamos oro no era más que un dorado engaño.

Anónimo dijo...

Siempre doloroso, pero no siempre es tal cual parece.
Muy bonito relato.

María (Muriel) dijo...

¡¡Magnífica concatenación de versos, intercalados en otro poema!!
En vez de molestarse, enfatizan su intensidad y forman una perfecta simbiosis de sentimiento. ¡Vaya construcción bonita, Cavara! Te superas cada día, desde luego.

Y qué manera sublime de expresar el sabor del desencanto y la decepción, de la hiel tras la miel, la desesperanza...
¡precioso!

Cavaradossi dijo...

Jeje, María. Me gustó que hayas apreciado justo esa concatenación, porque puede para muchos pasar desapercibida. Es justo lo que pretendía, construir un poema dentro de otro poema. Me alegra constatar que supiste captarlo, así como la decepción que, en efecto, encierran los versos.
Gracias por tu comentario