sábado, 6 de diciembre de 2008

MI PEQUEÑA ISLA

Hola. Soy Mario Cavara (en realidad este no es mi nombre verdadero, sino un seudónimo del que, como homenaje a Mario Cavaradossi, el famoso personaje de Tosca, suelo servirme para escribir) y he decidido abrir este espacio para en su seno hacer público parte de aquello que, cuando las cada vez más reticentes musas tienen a bien visitarme, me da por plasmar en negro sobre blanco. Ignoro si llegará algún náufrago a detenerse o no en esta minúscula isla perdida dentro del cibernético océano, sospecho que pocos en todo caso, pues no en vano lejos de figurar en clase alguna de mapa, guía, catálogo o índice, perdida está en el más absoluto anonimato, sin que por añadidura posea encantos adicionales, más allá de los que pudieran resultar del literario acervo con que pienso ir pertrechándola, que de singular magnetismo la doten a efectos de retener posibles ojeadores casuales, esto último debido a la nula pericia que su creador posee en lo que a diseño y composición de este tipo de espacios se refiere, lo que no me duelen prendas confesar, pese a hacerlo, eso sí, con cierto pudor. Dudo en consecuencia que este blog pueda resultar atractivo a los dinámicos ojos de quienes busquen florituras o una lustrosa iconografía, pues de momento ni siquiera sé bien cómo colgar una simple imagen (espero aprender pronto a hacerlo). Esta es, ya digo, mi primera experiencia en este terreno y éstas que ahora escribo mis primeras frases; virgen soy por tanto en él y, como tal, anhelante y al propio tiempo temeroso de este momento de mi desfloración. Posiblemente no sepa estar a la altura y cometeré numerosos errores y fallos de todo tipo, errores y fallos por los que de antemano pido disculpas y de los que imagino iré poco a poco aprendiendo, aunque me consta que la mayoría de ustedes sabrá ser benevolente con este primerizo que no sabe desenvolverse con soltura en estos vericuetos. A fin de cuentas yo lo único que sé bien es jugar con las palabras, retozar con ellas a la manera de los delfines que trazan volutas a su paso sobre los capiteles del agua.

En fin, creo que como introducción ya es suficiente. Sólo espero que de vez en cuando alguien caiga por aquí y, si tiene un rato y le apetece, se zambulla un poco conmigo para bucear en este mar de los sueños.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues aquí mi tienes amigo!!!

Como no iba yo a presentarme aquí. Como siempre me ha encantado. Ya te iré poniendo más cositas.

Un beso enorme


Pepi

Anónimo dijo...

Aquí me tienes amigo!!!

Ya seguiré dejando cositas.

Un beso enorme!!!

Cavaradossi dijo...

Bienvenida Pepi.

Es un placer tenerte por aquí

María (Muriel) dijo...

Será un placer ser náufrago em tu isla, y nadar entre esos delfines...

Ya me envuelve el silencio nada más entrar, es un deleite.

Cavaradossi dijo...

Un placer recibirte en este mar de sueños, María. Espero verte nadar a menudo entre los delfines.
Un besazo

Anónimo dijo...

Como introducción no está mal, la verdad es que se te ve experto en este campo amigo Mario, te felicito
Saludos

Cavaradossi dijo...

Hola Anónimo

Esta fue mi inaguración del blog. ¡Ya ha llovido! Entonces no tenía ni idea de cómo gestionar este tipo de sitios. Tampoco es que tenga ahora mucha, pero algo he avanzado.

Gracias por tu felicitación.

Un saludo